Veuriny López

Por fin llegó el día tan esperado: la cita con mi primer trail. Hace tiempo que deseaba vivir esa experiencia, pero por diversas razones sólo había corrido en ciudades o puertos. Sin embargo, la idea de montaña no dejaba de estar en mi mente.

Hace poco más de un mes conocí a la persona indicada para iniciarme en la aventura de trails. En un lapso de siete días ya estaba inscrita y recibiendo el plan de entrenamiento. El Chico, 17 km. me provocaba una inmensa emoción, al mismo tiempo que gran nerviosismo, una mezcla alucinante de sentimiento.

Por cuatro semanas me enfoqué en el objetivo: mente, cuerpo, alma y sentimientos encaminados para llegar bien preparada, dar lo mejor de mí y, sobre todo, disfrutar la experiencia, desde el inicio del proceso hasta terminar la carrera.

Domingo 21 de mayo, 7:59 a.m.: Todo listo para el arranque. La sensación de nervios que suelo sentir antes del disparo de inicio, extrañamente en esta ocasión resultó fugaz, apenas perceptible. Fue como si mis músculos y conexiones nerviosas supieran de antemano a dónde ir, qué hacer, cómo reaccionar. Fue como si algo conocido me esperara, aunque en realidad jamás había estado allí y nunca antes había recorrido la ruta trazada.

Me di cuenta que mi cuerpo reaccionaba muy bien, la resistencia y fuerza que mostró me sorprendió. Una vez más apareció en mí la sensación de haber hecho antes ese recorrido. Los paisajes, los olores, la vegetación, los cambios de velocidad, las diferentes alturas, el camino…  todo en conjunto me condujo a conectarme con los instintos más primitivos y naturales de mi cuerpo.

El trail del Chico ha permitido sentirme realmente viva, acercarme a mi yo interior, hacer conciencia de la fortaleza que se ha forjado en mis músculos, nervios y sistema óseo con cada kilómetro recorrido, incluso con cada momento trascendental de mi historia.

La ruta no fue fácil.  La distancia resultó ser 3 km más larga de lo que se había dicho por los organizadores; la provisión de mis alimentos resultó insuficiente. El último kilómetro lo subí mareada, intuí que perdería las uñas de los dedos de los pies porque el dolor estuvo latente en los últimos kilómetros, pero todo eso quedaba en tercer o cuarto plano. Lo principal era pisar los metros finales del trayecto, cruzar la meta, cerrar con todo lo que quedaba en mí. Y así fue.

May 29, 2017

¿PENSANDO EN HACER UN TRAIL? Veuriny, nos cuenta su experiencia en su primer evento TRAIL

Por fin llegó el día tan esperado: la cita con mi primer trail. Hace tiempo que deseaba vivir esa experiencia, pero por diversas razones sólo había […]
November 15, 2016

Snack de calabaza y zanahoria

Es una opción que también puedes usar como bollo para hamburguesa saludable.
November 2, 2016

Cena: Salmón a la parrilla

Esta opción es muy sencilla de elaborar, no te llevará más de 30 min. Es muy rica y sin culpas, anímate a probarla.
November 2, 2016

OUT FIT IDEAL…

Para algunas personas la vestimenta es tan sólo una necesidad, no les importa la estética, y no sienten algún tipo de emoción agradable al pensar en […]